Mary Cassatt: intimidad de la lactancia

Ejemplo de la mirada desde abajo, de la cotidianidad que es inherente a la eternidad. En una época en que no votábamos, no estábamos autorizadas a estudiar artes en la universidad, esta mujer no se rindió al patriarcado, retrató a sus hermanas en su silencio. Se dispensó la maternidad a sí misma, pero elaboró fractales del instante único que una madre pasa con su bebé. Las cortinas taciturnas de las casas encerraban la gran fecundidad que da vida al arte. Se trata de Mary Cassatt.

Más de su obra acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *